Al ritmo de la vibrante música de las closing parties ibicencas, la isla se prepara para la vuelta a la calma. Otra temporada está a punto de terminar y de ella nos quedarán imborrables recuerdos. Es el momento poner el broche de oro a este verano maravilloso. Y qué mejor forma de hacerlo que con una última escapada a la Isla Blanca. Con las fiestas de cierre de clubes y discotecas como pretexto, atrévase a descubrir la auténtica Ibiza y todos sus contrastes.