En los últimos años, los productos hechos a mano han vuelto a hacerse un hueco en nuestras vidas. En Ibiza Gran Hotel apostamos por la elaboración tradicional y colaboramos con selectos artesanos, proveedores de productos únicos.

Ibiza-gran-hotel-noticias-mermeladas-artesanalesUn ejemplo es el desayuno bufet de Costa Mara Restaurant, que incorpora diversas referencias artesanales, como las mermeladas Can Malacosta, elaboradas a partir de frutas autóctonas seleccionadas manualmente. Acompañamos a nuestro chef ejecutivo, Óscar Molina, durante su visita a esta fábrica artesanal de mermeladas en Ibiza y nos proponemos desvelar las claves de su delicioso sabor.

La fábrica de conservas Can Malacosta se encuentra muy próxima al municipio de San Carlos (Ibiza). Nada más llegar, el olor a fruta fresca embriaga nuestros sentidos. Su dueño, Vicente Roig, nos invita a recorrer sus instalaciones mientras nos explica el proceso de elaboración de las mermeladas de melocotón, nectarina, fresa e higo, que servimos cada mañana en el desayuno.

ibiza-gran-hotel--noticias-mermeladas-malacosta4“El primer paso, y quizás el más importante, es seleccionar y recoger manualmente los mejores ejemplares de cada fruta”, cuenta Roig. “Una vez recogida, se limpia, se desinfecta y se trocea manualmente con delicadeza, cuidando en todo momento la calidad del producto. A continuación se cuece la fruta a fuego lento. Se le añade azúcar, pero no se emplea ningún tipo de colorante o conservante. Una vez elaborada la mermelada, se envasa entre 90 y 105 grados centígrados, cerrando herméticamente los envases para garantizar el envasado al vacío y conservar la máxima calidad del producto”.

El color de las mermeladas ya nos da una buena pista sobre su elaboración 100% artesanal: ya que varía dependiendo de la época del año en la que se recoge la fruta. Nos detenemos para observar los diferentes tipos de árboles frutales y aprender a seleccionar las mejores piezas. Concluimos nuestro periplo campestre conscientes del lujo del que hemos sido partícipes: el lujo de lo verdaderamente auténtico.